Muy buenas..este va a ser mi primer relato en esta página.Me gustan mucho los relatos

Voy a escribir una fantasía mía con un excompañero de trabajo, ya que el ya no trabaja conmigo..

Me describo, soy un chico transexual, me quite los pechos, pero conservo la vagina..mido 172 soy delgado,pero no anorexico, suelo tener el pelo al uno y barbita al uno tambien..soy bastante morboso..me encanta sobar a la gente siempre y cuando haya quimica y me dejen claro, y me gusta también que me soben..E de decir que me caliento enseguida..

Mi mejor amigo cuyo nombre obvio no lo voy a decir, me saca una cabeza, tiene el pelo largo y barba, no se cuanto pesa pero esta en su peso adecuado..es fantastico, cariñoso, y me da mucho morbo, para que negarlo...

El caso es que cuando currabamos juntos tampoco voy a decir de que..siempre estabamos hablando,,soliamos estar juntos, nos contabamos cosas..en fin..que mi cuerpo, viendome nadie diria que naci con el cuerpo equivocado..por que aparte ya tengo todo legalizado a mi nombre actual, entonces si no se lo digo a la persona, nadie se lo imaginaria..

Tanto es la química que teniamos en el trabajo y fuera, que saliamos de ve en cuando por ahi con amistad tambien del trabajo. que hicimos un grupete chulo..

Como comento, soy bastante morboso, y el roce hace el cariño, y el cariñoso y yo también, pues me fue atrayendo..no me considero gay ni bi....simplemente si otra persona me cae bien y me da buen rollo y quimica, no me importaria tocarnos besarnos...en fin lo que nos apetezca siempre y cuando haya respeto y lo que se haga nos apetezca a ambos...

un dia le comente que queria probar algo con el.. que tenia confianza en el, y que lo que buscaba sobretodo era discrecion, le comente que me apetecia quedar a solas y bueno acariaciarnos,,besarnos.,,desnudarnos..en fin...que surgiera algo entre los 2...habria cosas que el no queria hacer conmigo o yo no queria hacer con el..por ejemplo, el no veia eso de besarme con lengua, y yo no veia eso de chuparsela,,pero a mi me pone muchisimo los besos con lengua, y a el le pone muchisimo que se la chupen...pues quedamos en un acuerdo de que aunque sea probar o hariamos..cederiamos a lo que a los 2 nos ponia..

Quedamos en su casa, ya que estaba solo, y en la mia nunca puedo quedarme a solas.si alguna ve me quedo a solas sera contadas con una mano,es decir muy pocas veces..

E de decir que a causa de no encontrar a nadie que me llame la atencion, o bien de que cuando intimo con alguien y le cuento lo que tengo entre las piernas, hay gente que se hecha para atras a la hora de tener sexo conmigo...y me refiero mas a las tias...

no me gusta que me penetren...pero si es cierto que cuando me masturbo,solo tocandome el clitoris ya llego al orgasmo, y es lo que busco..

Que ocurre..que con mi colega, queria todo..buscaba todo..y no me importaba si se la tenia que chupar comer..o que me penetrase, buscaba tenerlo todo con el..en su casa estabamos super agusto, por fin podiamos estar a solas, totalmente a salvo de las miradas, y poder tocarnos lo que nos diera la gana, yo podria desnudarme tranquilamente por que sabia que a el le iva a encantar mi cuerpo, y eso me excitaba mas..le ayude a desnudarse..e de decir que cada ve que rozaba su cuerpo mas me ponia...le desnudaba y le lamia los pezones, a el, le encantaba,iva bajando mi boca y luego le quitaba poco a poco los pantalones, para lamer el pene por encima de los calzoncillos, se estremecia, y eso que solo le lamia por encima,pero notaba que ya se le estaba poniendo dura, y eso me ponia aún más caliente si cabe..por fin le fui bajando los calzoncillos, y salió ese gran pene erecto. que pedia que le lamiera y me lo metiera en mi boca...

Primero le lami la punta...eso es lo que mas le puso cerdo, ya que el me dijo que, le ponia burro que le lamieran la punta...y yo solo queria hacerle disfrutar..y lo estaba logrando, fue lamiendole poco a poco su gran pene...al principio me aprecia raro lamer un pene, pero poco a poco y viendole su cara de placer y como soplaba del gusto me fue gustando mas y mas disfrutabamos los 2, me metia lo que podia en la boca, ya que de por si es grande su pene, erecto ya era bestial..

un ratito estuve lamiendo y comiendosela cuando me cojio, me levanto para besarme con pasion, y enredar nuestras lenguas...ahi me deje llevar y disfrutamos de un precioso beso que llevaba esperando tiempo..

mientras nos besabamos yo le masturbaba y el me acariciaba los pezones y luego me tocaba el clitoris..que bufff, lo tenia ya muy mojado...

El se sento en la cama, y yo me sente encima de el, seguiamos besandonos...cada vez nos poniamos mas y mas, yo con mi coño humedo notaba su duro pene y me encantaba sentir esa herramienta cerca de mi clitoris..

Le dije, que no podia mas que estaba muy caliente, que necesitaba tenerle dentro de mi, a si que me alzo un poco para poder meterme su pene erecto dentro de mi, fue bajando poco a poco, por que el sabia como os e comentado que nadie me habia penetrado, y no sabia como iva a reaccionar y menos si iva a costar que entrara dentro de mi...yo estaba tan caliente, que cabia perfectamente su pene dentro de mi,..lo cual no estuvo mal,, por que entre flujos y demas entro facil y sin problemas al ver las pelis porno..
porno xxx
zorras
cam4
pornotube
pornhub
categorias xxx
tetas cheff
porno amateur
porno gay
jovenes follando
sexo familiar
culos
morenas desnudas
videos porno orgias
pilladas
canalporno
latinas
openload
pajarracos

Cuando por fin entro senti algo extraño dentro de mi., pero a la vez morbo, excitacion, calentura, y no habia vuelta atras,, no queria que huviese vuelta atras...

Me deje llevar, y empezo a moverse, y empece a ir al ritmo que el llevaba, me empece a poner mas cachondo de lo que ya estaba y empeze a cabalgar encima de el..como loco..a el le ponia muchisimo que yo huviese cojido la marcha y que me moviera asi...

luego de un rato..me agarro sin sacar su pene dentro de mi..y me tendio en la cama...ahi era el quien llevaba la iniciativa...nos pusimos comodos...y saco el lado salvaje que en momentos me habia comentado...y que queriamos probar...empezo a penetrarme rapido y duro..y yo iva gimiendo mas y mas..y pidiendole que fuera mas fuerte y mas rapido..que me estaba volviendo loco...y queria que siguiera asi...mi orgasmo no tardo en llegar..fue increible..la saco un momento de mi..y me lamio el clitoris..casi oyen el grito de placer la finca entera..despues de haberme limpiado..volvio a entrar en mi...habia descansado un poco, lo suficiente como ir a por todas,, y joderme como una bestia, asi que me dio caña durante varios minutos, hasta que no pudo mas y la saco corriendose en mi cuerpo, para luego arrimar su todavia erecto pene a mi boca..y con mi lengua limpiar los restos que le quedaban...una vez limipio..se tuvo a mi lado..nos besamos...y quedamos en que esa primera vez, no iva a ser la ultima, ya que lo habiamos pasado de maravilla habiamos conectado..y que habrias sitios donde hacerlo y posturas que realizar...

Este relato es algo que hable con el en verdad..pero que al final no se pudo cumplir por circunstancias...

Espero que os haya gustado, dado morbo, entretenido esta historia...y cuando pueda subire alguna mas...

Gracias a quien la haya leido..

Y a quien no le haya gustado, decirle que lo lamento..pero que igual gracias por leerlo.

Los días siguientes investigue en la red sobre FemDom, comprendí que en las relaciones D/s es la Domina quien pone la música, marca el ritmo, evalúa como baila el sumiso y le premia o castiga. No tendría que reconvertirme en Sádica, como había supuesto, podría ser tan egoísta como quisiera, sin temor a su reacción, aquella propuesta me proporcionaba un poder sobre mi pareja como para usarle a mi antojo, imponer unas normas de convivencia que me convinieran, gozar del sexo solo cuando quisiera, sin tener que dar explicaciones y mi única obligación seria educarle.

Charle con mi pareja sobre sus vivencias y lo que esperaba obtener de una relación D/s, intentando descifrar si realmente era un sumiso que aspiraba a tener una convivencia FemDom 24/7 o un macho con ansias de sexo que adoptaba un rol pasajero para conseguirlo. Después de escucharle comprendí que por un lado los varones buscan una Dama que les controle y guie porque cuando eran niños, el afecto y la autoridad la recibían de su madre y por otro mi hombre buscaba una Dama atractiva con la que hacer realidad sus prácticas-sueños onanistas. ¿Sabría gestionar su sumisión?, ¿Sabría aprovecharme de su entrega?

Mi pareja es un chico normal, me hace bromas, nos reímos y nos enfadamos, antes y después de aceptar su proposición y es reacio al dolor. Comprendí que No se debía pretender ser Diosa-Diabla de la noche a la mañana, ni dar el status de esclavo a un sumiso escasamente experimentado, cada pareja debe tomarse su tiempo y progresar a su propio ritmo. Yo llegue casi sin quererlo, gracias a que introduje el FemDom en los juegos de cama (la forma más fácil de empezar) y luego poco a poco extendí la dominación femenina a otros aspectos de la vida cotidiana.

En mi relación con mi novio no siempre me llama Ama (depende donde estemos), ni tiene que hacer todas las tareas del hogar (de momento las compartimos, aunque cuando no tengo ganas, él limpia, cocina y ordena la casa), tampoco duerme siempre en el suelo (a veces me gusta tener toda la cama para mí) y no le pego continuamente (un azote de vez en cuando, le conviene para que no olvide cuál es su sitio).

Desde que acepte ser su Domina asumió que estar conmigo era un privilegio, me atiende o sirve cuando estamos juntos, abandona cualquier acción que no me interesa (futbol, quedadas de machos, etc.), me acompaña siempre que quiero salir, se esfuerza por satisfacerme y lograr mi bienestar… y se entrega sin límites para hacerme gozar sexualmente.

Muchas mujeres pensareis ¿no está frustrado de tener que hacer esto sin tener ganas?... Lo curioso es que lo hace con una disposición excelente y siente un gusto que no puede ocultar, cumple con sus obligaciones de forma espontanea, cuando le pides que te de un masaje en los pies, porque estas cansada, le noto orgulloso porque se lo has pedido y cuando le prohíbes algo, es feliz porque te preocupas por él.

Acepto al principio, llevar un cinturón de castidad para romper su onanismo compulsivo, para profundizar la sensación de posesión que ambos nos excitaba, para evitar un castigo que ambos rechazábamos y como proceso de reeducación hasta que pudiera controlar sus malos hábitos. Pactamos que orinara antes de salir, le permitía llevar una llave con la que pudiera abrirse ante una necesidad, el candado llevaba cera, si se rompía yo sabía que lo había abierto y tenía que justificarme su acción bajo pena de castigo. 

Estas conductas sumisas no son novedosas para las Damas atractivas, recordemos cuando los hombres quieren ligar con nosotras, están pendiente de lo que necesitamos o queremos, son receptivos a cualquier petición nuestra, se esfuerzan por conocernos para anticiparse a nuestros deseos o caprichos e intentan seducirnos con regalos y atenciones… La pregunta Señoras seria ¿Cómo mantener su motivación inicial a lo largo de nuestra relación?

Los machos heterosexuales aspiran a practicar sexo, su libido dirige su comportamiento (su debilidad emocional), son dependientes de las mujeres (se masturban soñando con ellas), pero cuando eyaculan en el coito, alcanzando la meta real que pretenden, su motivación decae y su interés por nosotras se diluye…  Desde mi punto de vista las mujeres que quieran reactivar la motivación de sus machos o que no se diluya su interés, deben reeducar a los machos e imponer unos hábitos en su vida que fomente la dependencia en su Dueña.

Los hombres onanistas (más o menos todos lo son) suelen desarrollar fascinación bien por la ropa femenina (lencería, calzado, cuero, etc.), bien por el cuerpo femenino (tetas, culo, pies, etc.), a esta atracción desbordante lo llamamos fetichismo.  Lo que debemos hacer las mujeres con los fetichistas varones, es descubrirlos (con los machos sumisos es muy fácil, están deseándolo) y reconvertir sus fetiches generales en fetiches nuestros…, dejemos a nuestro hombre adorar sus fetiches en nosotras y nos identificara como su fetiche único.

Si alguna Dama quiere ser la líder de su relación sentimental, debe educar a su pareja y la mía estaba dispuesta a ser domada. Lo primero es identificar a la presa y ponerla a prueba desde el cortejo, sugiriéndole cosas que no le sean gratas, por ejemplo: que se depile (el mío, lo hizo después de proponerme su sumisión), que haga tareas que supongan esfuerzo físico (las tareas domesticas son ideales), reeducar su machismo con juegos de rol donde actué como animal (perro, caballo, gusano, etc.) u objeto (alfombra, silla, escabel, etc.) sexual y humillarle mientras adora sus fetiches (arrodillado, esposado, desnudo, etc.).

Cuando vayáis a tener sexo se acabo lo de mamársela para ponerlo caliente y que te la meta sin preocuparse por ti. Ahora él te hará sexo oral, se esforzara por calentarte para que le concedas el honor de meterla en tu santuario. Las Damas desinhibidas somos reacias a fingir orgasmos para calmar la posible frustración de los machos, siempre que practicamos sexo deseamos disfrutar (placer, gozar, multi-orgasmos, etc.), por tanto el objetivo de mi novio-sumiso es satisfacerme y el mío enseñarle cómo hacerlo.  

Enséñale a adorarte en un cunnilungis, cógele la cabeza, guíale con palabras, indicaciones y gestos de aprobación que le permitan aprender a hacerlo como a ti te gusta. Siéntate en su cara (facesitting) y tiéntale con tus genitales cerca de su boca.

Suelo cabalgar a mi pareja, desde que descubrí (“polvo del siglo”) que la penetración es más profunda, pero no descarto el sexo convencional (cuanto más prácticas sexuales practiquemos más libremente se desarrolla nuestra libido), aunque 2 posiciones necesitan de un tratamiento especial para invertir su interpretación habitual. En el “misionero”, le cojo de las nalgas y atrayéndolo-separándole le hago danzar según me gusta, clavándole las uñas o azotando sus glúteos penetra con mayor intensidad, apretando o acariciando sus nalgas mantiene su ritmo apasionado. La penetración a 4 patas es la posición más sumisa de las mujeres, para invertirla ato las manos y/o las piernas de mi novio para impedirle disfrutar de su dominio, ensarto una correa a su cuello para marcarle el ritmo, tirando o aflojando, le vendo los ojos para que no pueda verme sometida, capturo su atención con mis palabras, convirtiéndome en su única guía, de esa forma se centra en servirme y hacerme disfrutar.    

A los hombres les cuesta controlar sus eyaculaciones, desde que soy la Dueña de un macho, le recuerdo continuamente que no puede correrse hasta que se lo autorice, se le ha escapado muchas veces, pero poco a poco está aprendiendo a aguantarse (procuro que lleguemos al orgasmo a la vez, aunque como soy multiorgasmica, no en mi primer empellón). Si se corre dentro antes de que se lo permita, le castigo..., si se corre fuera (practicando cunnilungis u otras prácticas sexuales) le ordeno que recoja hasta la última gota con la lengua (beber su propia corrida le humilla).

La doma de un ser humano, exige de premios y castigos…, los premios de mi sumiso son sus fetiches (yo, cuidar mi ropa, salir conmigo, etc.), los castigos fueron más difíciles para mi (no soy Sádica). Trato de que asocie el suceso al premio-castigo, bien le explico porque le concedo un premio, bien le hago suplicarme perdón por un error o mal comportamiento. Estos refuerzos positivos o negativos le hacen cada vez más dócil, profundiza en su dependencia de mi y aprende más rápido. 

Prefiero los castigos psicológicos (no hacerle caso, ponerlo de cara a la pared, no hablar etc.), las humillaciones continuadas (arrodillado, mueble, desnudo, etc.) y lo mejor una mezcla de ambos. Entre los refuerzos punitivos físicos, los que más he utilizado son:

1/ Las nalgadas, se las doy con guantes, pues a mano desnuda alguna vez se me ha enrojecido y con un objeto no siento a mi víctima. Procuro sentarme, con mi novio tumbado sobre mis rodillas, con el culo desnudo…, recomiendo a todas las potenciales Dominas que prueban esta forma de domar al macho, es sencilla, los azotes pueden ser flojos o fuertes y podemos atrapar entre las rodillas su poya… Me gustan tanto que con mucha frecuencia se los doy cuando tengo su culo a mano, como una caricia, abusando de mi rol dominante y evitando que lo asocie con un castigo.